¿Por qué debería stremear?

¿Por qué debería stremear?

Ahora más que nunca muchísimas personas alrededor del mundo se están preguntando si deberían o no stremear, ya que este mundo está en auge. Cientos de creadores de contenido mueven masas, estadios llenos de gente, y ganan mucho dinero. Todo esto puede sonar muy bien, pero ¿es este trabajo para ti? En este artículo reflexionaremos sobre el trabajo de un streamer, veremos cuál es el estilo de vida que más suele repetirse dentro de la comunidad de creadores de contenido y mencionaremos lo que deberías tener en cuenta si decidiste convertirte en un streamer, para que luego tú puedas determinar, según tus gustos, tu forma de ser y tu vida, si dar o no el salto a este mundo.

El trabajo de un streamer

Ciertamente, hay muchos «tipos de streamers»: los que juegan videojuegos, los que se graban caminando por las calles de su ciudad, los que hablan con el chat, los que cocinan, los que programan, los que reaccionan a videos o publicaciones de otras plataformas, etc. Independientemente del contenido, los streamers suelen hacer cosas similares para llevar a cabo y mantener su trabajo a lo largo del tiempo.

Los streamers definen un horario para hacer directo, así sus espectadores saben cuándo meterse a la plataforma. Cuando están listos, encienden su computadora, junto con su cámara y su micrófono, y abren el programa de grabación y su cuenta en la plataforma en la que hacen streams. Suelen dedicar los primeros minutos a saludar a los viewers y leer mensajes de donaciones y suscripciones, para luego empezar a jugar el videojuego que estaban planeando jugar, la sesión de ASMR que tienen guionizada o cualquier otro tema que les apasione. La duración de los streams varía según el creador y el contenido, pero hay algunas convenciones tácitamente establecidas. Cuando terminan, se despiden de su chat y esperan al siguiente día de trabajo.

Los streamers ganan dinero por medio de suscripciones y donaciones; cuando son algo más grandes en cuando a popularidad, las empresas de diferentes servicios los contactan para hacer publicidad.

No es común encontrarse con un «streamer solitario», sobre todo cuando ya es algo famoso. Se contactan entre ellos y crean amistades, con las cuales juegan juntos y crean contenido en común. Además, este contenido no se limita a las plataformas de emisiones en directo, sino que es extrapolado a plataformas de videos grabados, videos cortos o fotografías, como es el caso de la técnica de promocionar el contenido en TikTok, por poner un ejemplo.

Cosas a tener en cuenta

Aquí te decimos algunas cosas que debes tener en cuenta si estás decidido a empezar a stremear pero todavía no lo has hecho. Si quieres tutoriales más técnicos, puedes leer la publicación en la que explicamos cómo empezar a stremear en Twitch, la de cómo ganar tus primeros viewers, la de qué es Stream Elements, etc.

  • Recursos de grabación. Es imprescindible tener una computadora o un teléfono para hacer emisiones en directo. Las aplicaciones más grandes, Twitch y YouTube, permiten al creador conectarse a la red y emitir desde su pantalla o su cámara lo que quieran transmitir. También, es recomendable tener una buena cámara y un buen micrófono, aunque no es estrictamente necesario (y depende del tipo de contenido que hagas, pues si no muestras tu cara no necesitas una cámara). Existen periféricos complementarios, como luces y streamdecks, aunque puedes vivir sin ellos al menos mientras comienzas con tu carrera. Asegúrate de tener estos implementos para hacer directos de calidad, y acuérdate del software requerido, como el programa de grabación OBS, por ejemplo.
  • Popularidad en internet. Ganar muchos espectadores y mantener una cifra constante de ellos a lo largo de tus directos es difícil; sin embargo, no es imposible, y la atención que podrías recibir puede notarse sin la necesidad de tener 100 000 viewers por stream. Ten en mente que lo que estás transmitiendo es público, por lo que la gente, en función de tu fama, hablará de ti y criticará tu contenido. Esto es normal, y puedes sacar provecho de ello aplicando las críticas constructivas que tus espectadores te lanzan. Ah, y no olvides agradecerle a los que admiran tu contenido y te lo hacen saber.
  • Tiempo y dinero. Ambos temas son lo suficientemente grandes para tener su propio punto, pero la explicación que leerás a continuación es lo suficientemente corta como para unirlos. Conociendo tu estilo de vida y las obligaciones a tu cargo, podrás saber cuánto tiempo stremear y qué días de la semana. No te estreses, que el tiempo no es un factor determinante en el éxito como streamer (que es relativo, al menos un poco). Por otro lado, no debes ser millonario para empezar a hacer transmisiones en directo. Sí, necesitas un dispositivo con ciertas especificaciones y una buena conexión a internet, pero no son cosas imposibles de conseguir. Aun así, si no las tienes, puedes hacer contenido grabado y publicarlo en plataformas como YouTube, así practicas lo que conlleva comentar y editar y ganas seguidores que puedes redirigir al futuro canal de transmisiones que tienes en mente crear.

Escribir artículos de este tipo es un problema, y no por la complicación de escribirlo o investigar sobre el contenido, sino por la complejidad y relatividad que abunda. Al fin y al cabo, tú serás quien decida si quieres convertirte o no en un streamer.

Para terminar, consideramos útil decirte que crees contenido si te apetece, y que el contenido que hagas sea de tu agrado, porque, de lo contrario, no durarás mucho tiempo, ya que te aburrirás de lo que estás haciendo. Tómatelo con calma, no pares de intentar y prueba técnicas diferentes que te satisfagan. Haz streams porque te hace feliz. Sí, la fama y el dinero pueden ser buenas e incluso necesarias, pero lo más importante es que te sientas bien cada día con lo que haces, sea stremeando o haciendo cualquier otra cosa.

logo
© 2021 Todos los derechos reservados.